Transversal 29 N° 36-29
PBX 368 3500
Bogotá - Colombia
Coop

 

Marzo 14 de 2019. Este 14 de marzo se presentó en Córdoba, Argentina la primera aplicación cooperativa de domicilios, mientras que en España ya ruedan domiciliarios que usan una aplicación cooperativa de código abierto. Ambas iniciativas buscan  combatir la precarización de este trabajo con el  modelo solidario.

Fuente: La Gaceta de Cooperar 

En Europa el colectivo francés Coopcycle creó una aplicación de código abierto para prestar servicios logísticos y la cedió de manera gratuita a cooperativas de distintos puntos de Europa. Una de ellas, La Pájara Ciclomensajería, con sede en Madrid, se centra en el reparto de productos ecológicos, comercios de proximidad y comida a domicilio.

Con el mismo principio, este 14 de marzo se presentó en Córdoba la primera cooperativa de domicilios de Argentina, Tuenco, amparada por el Sindicato de Motociclistas, Mensajeros y Cadetes (Simmca).

“El resultado es una nueva lógica impulsada por jóvenes que hacen repartos a domicilio en bici en grandes ciudades, quienes decidieron beneficiarse de la organización colectiva en contraposición a la precarización a la que se ve sometido cada uno, individualmente, si trabaja para las aplicaciones lucrativas que están de moda en esas urbes y que hace varios meses proliferan también en Buenos Aires, entre otras ciudades latinoamericanas”, escribe La Gaceta Cooperativa.

“A pesar de que empezamos a dar servicio recientemente, tenemos amplia experiencia en el campo de la ciclomensajería. Hemos trabajado con las grandes plataformas y con otras iniciativas colectivas de mensajeros”, contaron las impulsoras de La Pájara Ciclomensajería, que ruedan desde septiembre por las calles madrileñas.

“De esas experiencias previas, nace la voluntad de organizarse para mejorar y crear así un marco de condiciones laborales más dignas en un sector tan precario como es el de las repartidoras y mensajeras”, subrayaron, en un artículo publicado en el blog El Salto.

En contraposición a las grandes plataformas, que funcionan con aplicaciones de las que los trabajadores son solo usuarios, que evalúan su rendimiento fomentando la competitividad entre ellos, la aplicación de código abierto Coopcycle les permite participar de los beneficios generados por la actividad y librarse de evaluaciones externas, además de mejorar la herramienta en forma participativa.

“Somos las propias repartidoras las que elegimos a nuestros clientes, nuestras tarifas y nuestros horarios. Nos encargamos de todas las funciones básicas de cualquier empresa: social, administrativa, comercial, técnica… lo que no sólo democratiza el trabajo, sino que nos aporta conocimientos, aparte de permitir la rotación de tareas, lo que hace que no siempre tengamos que estar trabajando en la calle repartiendo. La cooperación entre nosotras favorece también el rendimiento y la calidad de nuestro servicio”, concluyeron.

Otro punto que destacan es el reparto exclusivamente en bici. “Somos muy conscientes del problema de contaminación y estrés que sufre la ciudad de Madrid y queremos ser parte de la solución.”

“El modelo cooperativo permite que los trabajadores recuperen el poder. El valor creado por la actividad se distribuye equitativamente entre los trabajadores y se reinyecta en la economía local. Un desarrollo local con una unión internacional, para competir con plataformas globales”, afirma La Gaceta.

Tuenco, la iniciativa de Córdoba, Argentina, busca conquistar derechos laborales como vacaciones pagas, reconocimiento de antigüedades y licencias por enfermedad, a los cuales no tienen acceso los domiciliarios que trabajan para aplicaciones lucrativas y que han sido motivo de protestas y movilizaciones en Argentina, Colombia y otros países de la región, sin que los Ministerios de Trabajo hayan podido empezar a resolver las demandas.

“Los compañeros están exigiendo una representatividad y que la actividad sea regularizada. Le salimos a hacer frente con una cooperativa”, señaló el secretario general del Simmca, Diego Sánchez al portal El Resaltador.

“La idea de formar una cooperativa surgió por la situación en la que están los repartidores que trabajan para multinacionales y que no tienen ningún tipo de cobertura ni seguro ni vacaciones, y que ante algún problema no tienen a quién acudir”, expresó Sánchez.

Los asociados a Tuenco estarán completamente legalizados, toda vez que harán el monotributo social y tendrán las coberturas propias de un trabajo formal. Con unos 30 convenios interempresariales ya firmados, prevén comenzar la actividad la semana que viene.

“La idea es hacer reparticiones de comida o paquetes chicos a toda la ciudad y más adelante ampliarnos a otras ciudades de la provincia. Está previsto que lo hagamos en Río Cuarto y en Villa María en los próximos 15 ó 20 días”, precisó Sánchez a La Voz.

Tuenco funcionará de manera semejante a las otras aplicaciones de pedidos, pero además los repartidores tendrán un punto de encuentro, que será la sede del sindicato. Inicialmente funcionarán con motocicletas y, más adelante, incluirán bicicletas, pero con una jornada reducida.

En la cooperativa necesitan unir a 150 adherentes por lo cual se avanza en las convocatorias, para comenzar los repartos el lunes próximo. Los requisitos son tener entre 18 y 45 años, un vehículo en condiciones y los papeles al día. No se necesita hacer aportes monetarios.

 

Canal Youtube Ascoop Ascoop en twitter Ascoop en Facebook Ascoop App Pagos en línea
Bogotá - Colombia, Lunes 25 de Marzo de 2019
Actividades del mes

eventos

Ver programación del año